Spain Daily News te ofrece dos formas de navegación. Para poder seguir navegando, permite que se te muestren anuncios o, si lo prefieres, suscríbete:
Suscribirme y rechazar

¿Esperarías 20 años para recuperar tu dinero?.

Publicado el 08 de junio, 2024

Los grandes inversores como Buffet, Soros etc cuya sabiduría vamos a revisar en este artículo suelen decir que la razón más tonta del mundo para comprar una acción es porque está subiendo

Muchos conocidos compran acciones, y los hay de tres tipos, los menos usuales son los que comprenden los riesgos. El segundo tipo es el optimista tóxico y peligroso, cuya experiencia en acciones es similar a la de aquel que traspasa un campo de minas con los ojos vendados, sin salir por los aires, o con una pierna amputada, y como lo ha conseguido fácil, por puro azar, piensa igualmente que las plusvalías de sus acciones son pan comido y que siempre obtendrá resultados extraordinarios. Piensa que es el mejor trader del mundo, y que invertir es jauja. Se siente el más listo del mundo, pero es el más tonto. El tercer tipo, es el más afortunado, lo mejor que te puede pasar en bolsa cuando compras acciones es perder las tres primeras veces. Este tipo aunque no es inversor todavía, invierte porque (como decimos en bolsa) promierda, o mantiene a largo, por necesidad, activos de renta variable, pérdidas que se convierten en milenarias y que se llevan en silencio como la hemorroides.

La primera frase que debes tener en tu mente, y que repiten todos los inversores de éxito es si no estás dispuesto a poseer una acción durante diez años, ni siquiera pienses en poseerla diez minutos. El tiempo (técnicamente el horizonte temporal de inversión a largo plazo) es amigo de los buenos negocios y el enemigo de los mediocres. Los inversores deberían recordar que los nervios y los gastos son sus enemigos. Y si insisten en calcular la duración de su inversión en renta variable, deberían intentar ser cautos cuando otros son ambiciosos y ser codiciosos cuando otros tienen miedo. Todo el mundo tiene el cerebro suficiente para ganar dinero en bolsa, pero no todo el mundo tiene suficiente estómago. Si en momentos de pánico del mercado, venderías tu cartera mejor que no inviertas en acciones. Solo porque una acción haya caído no quiere decir que no pueda caer mucho más y muy pocos entienden que existe una asimetría en los porcentajes de caida y la posterior recuperación de tus acciones, tan sólo para no perder dinero.. Es exponencial. Si una acción cae un 1% deberá subir algo más de un 1% para recuperar tu dinero, con estas variaciones, casi no se percibe, ¿pero y si mi activo cae un 50%? Deberá subir un 100% desde el mínimo, para dejar de perder dinero. Si la bolsa crece en media un 7%-10% históricamente, si te atrapa la zarpa de un bear market, a los mercados bajistas se les llama mercados oso, y te comes una leche del 50%, debes entender que quizá tardes mínimo 10 años en recuperar tu dinero, eso, si con suerte, después de crack, vienen 10 años buenos.. Veamos un ejemplo gráfico:

Buffet dice, no debes comprar una acción porque esté barata, sino porque sepas mucho sobre ella. La gente que tiene éxito en bolsa también acepta pérdidas periódicamente, algún revés y acontecimientos inesperados. La clave siempre estará en la diversificación. Lo veremos en otro artículo. Nunca pongas todos los huevos en la misma cesta. Si no encuentras ninguna compañía atractiva donde invertir, guárdate el dinero en el banco hasta que la descubras. O invierte en un sector que no tengas, que descorrelacione tu riesgo. Suele decirse que siempre es un buen momento para comprar pero un mal momento para vender. Y la gestión del riesgo suele pasar por sobreponderar o infraponderar, generalmente porque los fundamentales se han deteriorado, no porque el cielo se esté cayendo. El destino de un inversor lo marca su estómago, no su cerebro. Por eso, deberías entender que si compras una acción estás financiando una empresa y de manera perpetua, con la creencia que en futuro o te devolverá el dinero (y los intereses de préstamo) con dividendos o con revalorizaciones del precio. Excepto en casos de grandes sorpresas, las acciones son bastante predecibles en períodos de veinte años. En cuanto a si van a subir o bajar en los próximos dos o tres años, es lo mismo que arrojar una moneda al aire. Se ha perdido más dinero intentando prever las correcciones y protegiéndose frente a ellas que sufriéndolas realmente.

Interioriza este cuadro:

Asimetría entre las pérdidas y ganancias

Caída de mercado (%) Subida necesaria para recuperar el dinero (%)
-1 1.01
-5 5.26
-10 11.11
-25 33.33
-50 100.00
-75 300.00
-90 900.00
-95 1900.00

Algunos inversores dicen que el dinero en bolsa siempre se hace siempre es después de un crash, no antes. Ésto significa que el gran inversor siempre ve oportunidades en las caidas, y se posiciona como un pescador, en busca de ángeles caidos, el buen inversor (que por supuesto tiene ahorros) tienen el enfoque diferente al del resto del mundo. Esto es así, al menos, generalmente, para la inversión value, de valor, o en blue chips ( la que se compra por fundamentales, "buenas compañías").Cuando todo el mundo trata de salir, nosotros empezamos a si entramos. Y cuando todo el mundo está intentando entrar es cuando nosotros empezamos a ver salimos.

Según Soros, sin riesgo es difícil que obtengas grandes rentabilidades con tus inversiones. Pero tomar riesgos no significa jugar a la ruleta o hacer paracaidismo. Debes identificar y admitir tus errores, a veces es buena decisión recortar las pérdidas y pasar al siguiente paso lógico. Pero la mejor estrategia es tener un buen plan de inversión, y comprar sistemáticamente en todos los momentos del ciclo, porque si el mundo no colapsa a largo plazo ganaremos la partida. Los mercados financieros son en general impredecibles. Por eso uno debe tener diferentes escenarios. La idea de que puedes predecir qué va a suceder contradice mi forma de mirar el mercado. Lo importante no es si tienes razón o te equivocas, sino cuánto dinero logras hacer cuando aciertas y cuánto pierdes cuando te equivocas. Y generalmente, si tu horizonte de inversión son 10 o 20 años, casi nunca te equivocarás. No pierdas de vista este gráfico nunca, como una sonrisa:

John Templeton un gran inversor decía los mercados alcistas nacen con el pesimismo, crecen con el escepticismo, maduran con el optimismo y mueren de euforia. Terminamos el articulo con André Kostonlany: comprar acciones de empresas, tomarse unas pastillas para dormir durante 20/30 años y cuando te despiertes, voilà! eres millonario.

¡Quien fuera joven para crear una cartera!

¿Quieres que te enviemos por difusión de whatsapp y Telegram nuestros post?

Por favor, haz clic en el enlace a continuación para contactarnos por WhatsApp. Al hacerlo, aceptas ser incluido en nuestro grupo de difusión para recibir información sobre nuestras promociones, productos y servicios.

Contáctanos por WhatsApp

Contáctanos por Telegram

¿Te ha gustado? DONA lo que puedas, para ayudarnos a contribuir escribiendo